fbpx

Las bolsas de plástico biodegradables: Una falsa buena idea?

Desde varios años en Chile y en el mundo observamos una categoría de plástico que dice “biodegradables”, “compostable”, “oxo-biodegradable” o “oxo-degradable”. Esos dos últimos términos son menos conocido del público general: su proceso de desintegración es más como una fragmentación del punto de visto técnico. Es decir que dejan muchas micropartículas de plástico en el medioambiente después de su degradación.

Ejemplo: bolsa oxo-degradable de Correos de Chile recibida en febrero 2021.

Volviendo al concepto general de biodegradable, primero no habría que botar estas bolsas a la basura normal, lo que la gran mayoría de la gente todavía hace sin pensar, porque son destinadas a biodegradarse en otro tipo de ambiente. Y segundo, estos términos dicen la verdad en el sentido que la bolsa de plástico puede ser degradada con éxito en ciertas condiciones muy particulares de temperatura, con aditivos, con un tipo de luz…. Lamentablemente diversos experimentos han demostrado que las condiciones óptimas no pueden ser recreadas en la naturaleza o en la casa de uno. Se necesitan temperaturas más altas, etc. Hace un par de años se destacó un estudio de la Universidad de Plymouth: demostró que bolsas biodegradables quedaron intactas después de 3 años tanto las enterradas en tierra como las sumergidas el mar.

Otro tema a tomar en cuenta, es que estas bolsas biodegradables no se reciclan. Entonces no se pueden transformar en plástico nuevo después de su uso. Significa que toda la energía que se utilizó para producirlas está perdida.

Desde el punto de vista medioambiental entonces estas bolsas no son necesariamente un aporte. Al revés, generan falsas creencias de estar haciendo algo bien cuando es todo lo contrario. ¿Como me aseguro de que este plástico supuestamente biodegradable llega al lugar indicado para su degradación? Es casi imposible.

Donde hay esperanzas estos últimos dos años ha sido con la aparición de productos como los de Solubag, cuyas bolsas se disuelven en el agua. Ya tienen un producto en supermercados. Es el futuro, pero sigue siendo más caro que el costo de una bolsa de plástico tradicional.

Sigamos reduciendo el uso de bolsas plásticas, y tratemos de re-usarlas muchas veces. Se hace de la misma forma con los envases, por ejemplo recargando productos de limpieza en las máquinas de Eco-Genius.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.